El Archivo de la Alhambra recupera tres documentos del siglo XVI

El Archivo de la Alhambra recupera tres documentos del siglo XVI

El 19 de octubre de 1562 una tormenta se llevó casi una escuadra entera de la Armada frente a las costas granadinas. 28 naves, comandadas por el capitán Juan de Mendoza, habían salido de Málaga y trataban de resguardarse del temporal en la bahía de La Herradura cuando un cambio de viento las alcanzó. 25 de los barcos se hundieron y decenas de galeotes -nombre con el que se conocía a los esclavos que purgaban penas en las galeras- escaparon de su cautiverio.

Aunque la catástrofe era conocida por los investigadores, la crónica de los hechos que se guardaba en la Alhambra estaba perdida. Hasta ahora. Empleados del Archivo Histórico Municipal encontraron recientemente «por azar» las 33 hojas en las que el suceso quedó registrado, así como otros documentos en los que se describe la captura de uno de los esclavos fugados en Benamaurel y la recuperación de uno de los cañones hundidos.

Ayer el Ayuntamiento de Granada y el Patronato de la Alhambra y el Generalife formalizaron la entrega de los papeles en un acto celebrado en el Palacio de los Córdova. El alcalde de la ciudad, Francisco Cuenca, y el director del Patronato, Reynaldo Fernández, celebraron el regreso de los documentos a los fondos del monumento como un hecho «histórico» e incidieron en la importancia del hallazgo.

«Son documentos claves para comprender la dimensión del desastre y cómo era la jurisdicción en la época», explicó Cuenca. Los documentos revelan que, bajo el mando del capitán general de las galeras de España, las naves habían salido días antes de Málaga con la misión de auxiliar Orán y Mazalquivir. Las dos plazas se encontraban entonces bajo asedio, rodeadas por los barcos de Hasán Bajá, uno de los grandes capitanes del imperio Otomano e hijo del célebre almirante Barbarroja.

La tormenta amenazó con hundir las galeras y Juan de Mendoza buscó refugio en La Herradura. Sin embargo, un cambio brusco de los vientos afectó directamente a las naves y hundió 25 de ellas. Cientos de marineros murieron aquel 19 de octubre en un accidente que, sin embargo, permitió que muchos esclavos escaparan de su prisión en galeras.

Uno de ellos fue capturado en Benamaurel. La detención, reflejada en otro de los documentos hallados en el Archivo Histórico Municipal y fechado en 1563, desvela las competencias que por entonces poseía la Capitanía General del Reino de Granada, al frente de la cual se encontraba la poderosísima familia Mendoza. La institución, con sede en la Alhambra y dirigida por Luis Hurtado de Mendoza, se hizo cargo del detenido tras un pleito con el concejo de Baza, que pretendía asumir la reclusión del preso. «Es interesante porque revela que el Conde de Tendilla ejercía casi como alcalde de la ciudad y tenía jurisdicción sobre la provincia», señaló Cuenca.

Por su parte, el tercero de los documentos hallados revela otra de las consecuencias del desastre. Cinco años después del accidente, los vecinos de La Herradura recuperaron una de las piezas de artillería hundidas y dieron cuenta de ello a la Alhambra. La operación quedó registrada en un informe que se extravió, junto a la crónica del accidente y la captura del esclavo, en fecha indeterminada. Ahora, tras su hallazgo, regresan a la Alhambra.


FUENTE: Ideal Digital