El proyecto que investiga la industria ceramista en la Alhambra halla cinco hornos

El proyecto que investiga la industria ceramista en la Alhambra halla cinco hornos

El proyecto internacional que analiza la importancia de la Alhambra como centro de producción artesanal ha explorado dos áreas del recinto y ya ha hallado varios talleres de producción cerámica y metálica, en concreto cuatro hornos de alfarero y otro probablemente de fundición de cobre.


La iniciativa "The Alhambra Royal Workshops Project-Los Talleres Reales de la Alhambra", financiada por el Patronato de la Alhambra, abre un ámbito de investigación "inexplorado" en el conjunto monumental referido a la importancia de la Alhambra como centro de recepción e irradiación de técnicas de producción artesanal.

También aborda el papel del conjunto palatino en el desarrollo de las actividades económicas durante la época medieval y moderna y el desarrollo de los objetos de lujo durante los siglos XIV al XVI, ha destacado a Efe Alberto García Porras, de la Universidad de Granada y uno de los responsables de la investigación.

Por el momento, se han podido explorar dos áreas en donde se han encontrado varios talleres productivos vinculados con la producción cerámica, con cuatro hornos de alfarero, y metálica, con un horno dedicado probablemente a la fundición de cobre, ha detallado el investigador.


No obstante, ha advertido de que las conclusiones respecto a la intervención son todavía provisionales pues el proyecto está en pleno desarrollo en la actualidad y a la espera del análisis de los hallazgos arqueológicos, teniendo en cuenta además que son áreas poco conocidas y estudiadas a nivel arqueológico hasta el momento.

García Porras ha señalado que las áreas artesanales han tenido un desarrollo "estrechamente vinculado" al área palatina y fueron fundamentales para la Alhambra ya que tuvieron como objetivo su abastecimiento con diferentes productos como cerámicas, vidrios, metales o tejidos.


Su período de mayor importancia coincidió con el momento de esplendor de la Alhambra, entre los siglos XIV y XVI, mientras que su periodo de crisis corre paralelo a los momentos en los que la ciudad palatina pasaba dificultades, en los siglos XVII al XIX.

La importancia de la intervención radica, ha añadido, en que la zona de la Alhambra estudiada nunca había sido objeto de un análisis científico exhaustivo.


El proyecto pretende tener proyección en el futuro, en la actualidad se encuentra en su primera fase de desarrollo en la que se han adoptado distintas estrategias de análisis e intervención y en el mes de mayo incluyó una prospección arqueológica del área del Secano de la Alhambra o Alhambra Alta.

En esta prospección se aplicaron diferentes técnicas analíticas de carácter geofísico, como georradar, resistividad eléctrica o electromagnetismo, y geoquímico, como fluorescencia de rayos X.

El objetivo era reconocer o detectar estructuras presentes en el interior del subsuelo y la presencia de determinados residuos de metales pesados vinculados con ciertas actividades industriales, ya fuera de producción metálica, cerámica, vítrea o textil.

Paralelamente, se inició un estudio de la documentación escrita presente en el Archivo Histórico y Administrativo de la Alhambra que contuviera información sobre esta zona.


En la actualidad está finalizando la excavación de dos zonas seleccionadas dentro de este amplio espacio, en las que un amplio equipo de arqueólogos ha trabajado durante los meses de julio y septiembre.

Con posterioridad se iniciará el análisis de laboratorio del material recogido durante la excavación, así como un estudio detallado de los resultados de la prospección, de la recogida de datos documentales y de la excavación, con la intención de sacar unas primeras conclusiones sobre esta área de la Alhambra. 


Fuente: EFE